Carta al Director: Embalse la Paloma,cuenca del limarí

Estimados regantes del Río Grande y Limarí y sus Afluentes:

Cuando el Estado de Chile ofrece a los agricultores de la Cuenca del Limarí la construcción del Embalse La Paloma el 15 de Febrero de 1958, para aumentar la seguridad de riego de los derechos existentes, se sientan las bases del futuro Sistema Paloma.

En dicho ofrecimiento, se compromete a no perjudicar los derechos constituidos con anterioridad y que fue ratificado en el Convenio de  Entrega de la Administración y pago de Explotación del Embalse Paloma y Obras anexas del 12 de Septiembre de 2008 , se incorporan también en los Estatutos de CASEP que están prontos a legalizarse y es aquí donde con este documento, firmado como está redactado, es que se pone en grave peligro el patrimonio de todos los accionistas del Río Grande y Limarí y sus Afluentes, siendo en primer lugar perjudicados los accionistas aguas debajo de Paloma, porque con los 62.816.000 de metros cúbicos de agua que les asigna el Sistema como dotación máxima anual en válvulas del Embalse, ya que este volumen  no es suficiente para servir las 9.500 acciones permanentes bajo el Embalse, porque  no dispone de los aportes laterales que disponía en el tiempo que se le asignó dicho volumen, menos aún cuando, como la mayoría de los años la dotación es restringida, recordar, que esta asignación fue hecha a principio de los años 80, período en el cual los canales no estaban revestidos, ni tecnificado el riego, ni en explotación los pozos en los aportes laterales como los de la quebrada del Ingenio, cuestión que posibilitaba mayores retornos y reutilización, cosa que hoy no ocurre, y en segundo lugar la parte alta, porque como ocurrió en la pasada sequía, se nos obligó a tributar en períodos que nos causaron daño, y después de las lluvias,  se restringió la entrega con turnos y restricción del litro/ seg para igualarla a la parte baja, en beneficio de las aguas sistémicas.

Como es poco probable poder cambiar el acuerdo de distribución de los volúmenes del Embalse Paloma, que lleva más de 30 años , se propone lo siguiente:

  • El Directorio de la Junta de Vigilancia del Río Grande y Limarí y sus Afluentes debe establecer de acuerdo a sus facultades cuando las aguas en Monte Patria son Sistémicas o de los accionistas aguas abajo del Embalse. Es decir, el Embalse La Paloma es un mero accidente en el curso del rio, que no puede alterar el principio de “Unidad de la corriente” y que está administrado por una organización de regantes que deberá incorporarse como una más de las que conforman la Junta de Vigilancia y para poder votar, tendrá que pagar las cuotas sociales como lo hacen todas. ( Los derechos eventuales de El Palqui y Camarico se encuentran al día en sus cuotas sociales.)
  • La falla total del Embalse Paloma debe ser cumpliendo la regla Operacional, a saber, “ Si el volumen acumulado en los tres Embalses es menor de 500 Hm3, corresponde el 50% de lo almacenado”
  • “ Si algún Embalse de acuerdo a sus recursos acumulados no alcanza a satisfacer el 40% de su demanda, la operación se retrotrae a la situación sin Embalse”.

Para el caso de Paloma, si no puede entregar 96 Hm3, es decir con 191 Hm3, está en falla total, esta sencilla pero eficiente norma permite que los Embalses no se sequen y los recursos y excedentes de la parte alta deban ir solo a los derechos permanentes de la parte baja, y no al Sistema como ocurrió en la pasada sequía. Continuando siendo sistémicas las aguas del Embalse, excluidas las reservas, el cual jamás se podrá secar, porque siempre se deberá repartir la mitad de lo embalsado.

  • Establecer que CASEP es una organización más de regantes de la Junta de Vigilancia del Rio Grande Y Limari Y sus Afluentes, abastecida de derechos eventuales terceros en su otorgamiento, primero Asoc. Canal Palqui-Maurat-Semita, segundo Asoc. Canal Camarico y tercero CASEP y que no puede estar sobre los 9500 derechos permanentes como ocurre actualmente.

Recordar que los derechos permanentes en la pasada sequía fueron enormemente perjudicados por no haber dispuesto de los volúmenes que físicamente estuvieron disponibles y  legalmente le correspondían y que por diversas razones no pudieron utilizar, a saber, 4,7 Hm3 utilizados por Cogotí y Punitaqui, los 2 Hm3 de Camarico podrían corresponder a sus derechos permanentes, aprox. 12 Hm3 que quedaron bajo la torre de toma del canal Matriz y que eran parte integrante de la dotación de la Junta de Vigilancia del Rio Grande y Limarí que quedaron reservados para la ciudad de Ovalle, cuestión absolutamente positiva legal y éticamente, por cuanto había que asegurar el agua para la bebida de las personas , lo cuestionable es que las demás organizaciones sacaron la totalidad de sus reservas y solo los regantes del Rio Limarí aportaron dicho volumen y los bombeos irregulares de la poza del Embalse que superaron los 7 Hm3. ( Una parte de estos volúmenes fueron devueltos cuando la disponibilidad de agua volvió a la normalidad).

Se debe informar adecuadamente en una Asamblea General Extraordinaria a los titulares de derecho de la Junta de Vigilancia del Río Grande y Limarí y sus Afluentes de las consecuencias sobre su patrimonio que tendrá a futuro la aprobación de los Estatutos de CASEP y su posterior registro por parte de la DGA, ya que el escenario cambio radicalmente desde que estos fueron aprobados antes de la ultima sequía.

Debemos considerar que estas adecuaciones son imprescindibles  para administrar de mejor forma las crisis por escaséz de agua, respetando los derechos constituidos con anterioridad, cumpliendo los acuerdos y ajustándonos a derecho.

Atte.

 

Jaime Heredia Salinas

Pequeño accionista de Junta de Vigilancia del Río Grande y Limarí y sus Afluentes

Ex Director de la Junta de Vigilancia del Río Grande y Limarí y sus Afluentes

Ex Director de la Asociación de Canalistas Palqui Maurat Semita

Ex Director de Casep ( En formación)

       



Diarios Comunales

Red de Diarios Comunales, presente en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, informando sobre noticias locales en cada una de ellas.